Publicaciones en Articulos

5 perlas de la sabiduría para el CEO en desarrollar INTEGRIDAD CORPORATIVA

5 Perlas de Sabiduría - 23/12/2019

ceo-CORPORATE-INTEGRITY

La integridad es “la práctica de ser honesto y demostrar una lealtad inflexible y consistente a sólidos principios y valores morales y éticos” (Wikipedia, en inglés). Generalmente admiramos y confiamos por naturaleza en personas que demuestran ese atributo, pero probablemente nos es difícil encontrar a muchas personas que efectivamente cumplan con esa descripción.

Teniendo en cuenta que la integridad personal es una cualidad escasa en nuestros tiempos, ¿cómo podemos alcanzar la integridad corporativa, que es el resultado de los actos de cientos de miles de empleados todos los días?

Muchas veces me hice esta pregunta: ¿Cómo puedo estar segura de que toda decisión y acción en mi empresa es honesta y correcta moral y éticamente? La experiencia me enseñó que es imposible. La verdad es que la integridad corporativa es una práctica a la que tienes que estar comprometido, y que la meta no es “un estado perfecto de completa integridad”. Requiere tener un “Integrity Compass” que te jale fuertemente hacia el camino correcto cada vez.

Estas son 5 perlas de la sabiduría para el CEO en desarrollar integridad corporativa:

Perla #1: Lidera una empresa con propósito

Cuando las decisiones y acciones de tu organización están motivadas por un objetivo mayor, y no solo en maximizar ganancias, también estás subiendo tus estándares y los de tus colegas. Estás alineando a todos tras algo que trasciende las necesidades individuales y que los inspira a dar lo mejor de sí mismos. Contratas a empleados basándote más en valores compartidos y menos en resultados esperados. En general, construyes una cultura que responde a los retos de una empresa con propósito. A causa de esta pureza de intención, desviaciones del “integrity compass” son menos probables, aunque nunca dejan de existir.

Por otro lado, en una organización que pone las ganancias como propósito principal, ¿por qué a los empleados les importaría otra cosa que no sea cumplir con sus propias necesidades? En el peor de los casos, creas una cultura de “sálvese quien pueda”. Todos llevan su propia brújula. Ser una empresa sin fines de lucro no es un propósito. He visto resultados financieros extraordinarios en organizaciones con fines de lucro con una fuerte “brújula de integridad” y faltas de ética en organizaciones sin fines de lucro que perdieron la claridad en su propósito.

Perla #2: Crea una Infraestructura Ética pero opera basado en Confianza

Ha habido un aumento en leyes y reglamentos para prevenir el fraude, la corrupción y las conductas poco éticas en el mundo corporativo. Códigos éticos, políticas anti corrupción, control de procesos y auditorías, entrenamiento obligatorio del personal, líneas dedicadas de llamadas, etc. se están implementando en todas las industrias. En mi experiencia, ninguna de estas medidas tendrá un impacto significativo si el principio subyacente es que los empleados no harán lo correcto si no son supervisados detenidamente, y que el comportamiento indeseable solo será restringido con denuncias y castigos. Sin embargo, estas medidas afectarán severamente el buen juicio, la creatividad y la capacidad de riesgo de los empleados, y por lo tanto harán que la empresa se vuelva menos ágil e innovadora.

Un personal empoderado, un grupo humano capaz de llevar a la empresa exitosamente hacia una transformación digital, por ejemplo, requiere de altos niveles de confianza. No solo en las capacidades del personal sino en su habilidad por tomar la decisión correcta cuando nadie los está observando ni les está diciendo qué hacer. He visto logros impresionantes y sorprendentes en personas que querían demostrar que la confianza que se les otorgó era bien merecida.

Sin embargo, la confianza no es un cheque en blanco. Una clara declaración de valores y comportamiento asociado, lineamientos éticos, controles simples de procesos, supervisión, entrenamiento constante y tolerancia cero para comportamientos ilegales o impropios proporcionan una sólida infraestructura (integrity compass) y un entendimiento mutuo, de tal forma que el personal pueda actuar con libertad.

Perla #3: Establece las pautas con mensajes claros e incentivos correctos

Las corporaciones no son inmorales o poco éticas, las personas lo son. Tendemos a culpar a factores externos, como un mal sistema educativo o falta de regulación, por el incremento en fraudes y escándalos de corrupción que se están descubriendo en estos días. Debemos trabajar colectivamente para construir valores familiares, mejores sistemas de educación y leyes y reglamentos ejecutables. Pero el verdadero cambio solo resultará cuando cada individuo se esfuerce por construir su propio carácter, practique la integridad en su vida diaria, y se responsabilice de sus actos.

Este fue, para mí, el concepto más difícil de entender como líder. La integridad es la práctica de toda la vida de un individuo a la que se le ponen pruebas más y más fuertes conforme va creciendo su poder e influencia. Como líder en el mas alto nivel, al poner objetivos y metas, debes responsabilizarte por los mensajes que das, la presión que ejerces, los incentivos que provees. Es muy importante que seas explícito -y no vago- sobre la forma correcta de lograrlos. Responsabilízate personalmente por “el tono en el tope” que estás estableciendo, el “integrity compass”.

Perla #4: Construye resiliencia corporativa

Las corporaciones están enfrentando crecientes presiones para dar retorno a los inversionistas. Las tasas de supervivencia están decreciendo mientras que nuevos competidores captan mayor participación en el mercado. Incentivos al CEO atados a desempeño financiero en el corto plazo han ido creciendo en las últimas dos décadas, mientras que las corporaciones están en la constante búsqueda de “estrellas” que puedan dar resultados de forma rápida y rauda. Hay cada vez menos tolerancia para los altibajos naturales de hacer negocios en un ambiente de cambio acelerado. Estas presiones para encontrar “atajos” se oponen al camino más largo que las corporaciones deben estar dispuestas a tomar para preservar la integridad corporativa.

Para ganar la carrera a largo plazo, con integridad, debes construir resiliencia corporativa. Una organización que está consistentemente centrada y alineada a la estrategia de negocio, pero que sea lo suficientemente flexible como para adaptarse a cambios en el mercado y perturbaciones. Una organización que comprende que deberá enfrentar contratiempos, pero que cree en su capacidad para responder inmediatamente con acciones positivas. Una corporación que desarrolla capacidades creativas e innovadoras en su personal, y una cultura que, una y otra vez, se enorgullece de sacar ventaja de lo que parecen ser situaciones imposibles.

Perla #5: Sé un activista de integridad corporativa

Hoy en día no basta con ser un líder corporativo con un “integrity compass” para tu organización. El capitalismo está en riesgo mientras que el populismo crece como una reacción a notorios casos que revelan una falta de ética e integridad como parte de las prácticas corporativas. Es necesario que los líderes corporativos anuncien públicamente su compromiso con el capitalismo consciente, que condenen públicamente las faltas éticas y actos de corrupción de sus colegas, y que participen activamente en foros donde de se promuevan practicas en hacer lo correcto. Esto no solo toma tiempo sino coraje. Enfrentarás sarcasmo e incredulidad. Deberás revelar tus propias fallas en compliance. Es posible que debas aceptar el fin de amistades que insisten en mantener el antiguo paradigma. Pero solo siendo parte de un movimiento orientado a una nueva forma de hacer negocios seremos capaces de garantizar un mundo en el que prevalece la libertad individual de generar valor para todos.

Sigue leyendo

5 Perlas de Sabiduría para elegir al Presidente del Directorio mas efectivo Y por qué eso hace toda la diferencia

5 Perlas de Sabiduría - 20/12/2019

CHOOSE-THE-PRESIDENT-OF-THE-BOARD-OF-DIRECTORS

El rol de Presidente del Directorio y su impacto general en el desempeño del mismo es muchas veces subestimado. En muchos casos, los criterios para designar al Presidente tienen poco que ver con las habilidades de liderazgo necesarias para lograr el máximo potencial del Directorio. Una mala elección muchas veces resulta en bajo rendimiento, y, en el peor de los casos, en un descarrilamiento de la organización.

Como miembro de directorios, he disfrutado de estimulantes sesiones con la agenda de trabajo precisa, presentaciones cortas que van directo al punto, debate productivo y decisiones claras y factibles alineadas con los objetivos de la organización. Por otro lado, también he pasado por la experiencia de frustrantes sesiones con una agenda imprecisa, largas y aburridas presentaciones de Power Point, conversaciones improductivas y sin objetivo, y terminando con la certeza de que los asuntos organizacionales más importantes no se habían abordado.

En ambos casos fue el liderazgo del Presidente del Directorio lo que marcó toda la diferencia. Observándolos con atención, y en base a mi propia experiencia, llegué a la conclusión de que hay competencias o atributos que son comunes en los Presidentes más exitosos.

Estas son las 5 Perlas de Sabiduría para elegir al Presidente del Directorio mas efectivo.

Perla #1: DEDICACIÓN

¿Tendrá la dedicación suficiente? Está aumentando la presión para que los directores dediquen más tiempo fuera de la sesión. La presión en la Presidencia es aún mas alta. Aparte de las sesiones y comités regulares, debe destinar tiempo para reuniones agendadas y no agendadas con el CEO y equipo directivo. El Presidente también debe dedicar tiempo a construir confianza interna y una buena relación con los inversionistas. Muchas veces actúa como vocero, así que también requiere de tiempo para apariciones públicas.

Dedicara el tiempo que sea necesario

Perla #2: COMPROMISO

¿Estará completamente comprometido con las estrategias, metas y desafíos de la organización? Este es un factor esencial para establecer la agenda y lograr un balance con la administración, que tiende a ser quien controla qué se le prioriza al directorio. Un Presidente comprometido se asegura de que todos los temas, oportunidades y riesgos claves sean atendidos. También se asegura de que toda la información relevante sea distribuida oportunamente a los otros miembros del directorio.

Se comprometerá a fondo con la empresa

PERLA #3: EFECTIVIDAD

¿Será un buena facilitador? Una directorio puede volverse rápidamente ineficaz o incluso disfuncional si el Presidente no administra la dinámica de las reuniones. ¿Alguien está hablando fuera de turno o no está hablando? ¿Está ocurriendo más de una conversación a la vez? ¿Alguien está criticando excesivamente a la administración? ¿Saliéndose del tema y enfocándose en asuntos no relevantes? Un buen Presidente toma el rol de facilitador, manteniendo a todos centrados en la agenda y asegurándose de que el tiempo asignado para cada tema no se sobrepase.

Logrará que el directorio en su conjunto sea efectivo

PERLA #4: COACH

¿Será una buen coach para el CEO? El Presidente debe construir una relación con el CEO basada en la confianza. Solo entonces podrá el CEO estar dispuesto a recibir retroalimentación, consejos y orientación del Presidente, una persona más experimentada. Y el Presidente debe de estar dispuesto a respetar los límites de las responsabilidades y decisiones del CEO

Potenciara al CEO

PERLA #5: AGILIDAD PARA EL APRENDIZAJE

¿Es ágil aprendiendo? La transformación digital está ocurriendo ahora en todas las industrias. Cambios acelerados no solo deben ser anticipados sino activamente perseguidos por el mas alto nivel de liderazgo empresarial. La agilidad para el aprendizaje debe ser un atributo esencial del Presidente, ya que es poco probable que sea nativo digital. Debe ser naturalmente curioso, abierto a cambios en sus paradigmas y dispuesto a tomar riesgos.

Navegara exitosamente en un entorno de cambio acelerado

Por último,

Es momento de repensar la antigüedad, la relación cercana con los accionistas o el CEO, o la red de contactos e influencias como requisitos para elegir a un Presidente del Directorio  efectivo. Es momento de designar a un Presidente con los atributos y habilidades de liderazgo correctos, aunque sea una mujer, el miembro más reciente, o el más joven. La supervivencia de su organización puede depender de eso.

Sigue leyendo

3 tendencias que están moldeando la educación en el siglo XXI — o 3 Estrellas guía para un pionero en educación

Articulos - 03/10/2018

Mujer peruana empresaria

Nadie puede realmente saber cómo será la educación del futuro. Todo lo que sabemos es que en la era de la transformación digital las murallas de resistencia al cambio en este sector finalmente se desmoronarán y caerán. La revolución vendrá desde adentro y en la periferia de los sistemas de educación tradicionales. Será cada vez más difícil que los colegios tengan a estudiantes sentados en pupitres durante horas, sin permitir el uso de sus aparatos digitales, y haciendo que se enfoquen en temas que no tienen relevancia en su día a día o en sus intereses futuros. Las semillas de una revolución estudiantil se están plantando hoy. Veremos que los jóvenes dejarán de elegir rígidas carreras de 3 a 5 años, optando en cambio por educación informal flexible, de corto plazo, y concentrada en lograr competencias. Estos tipos de educación estarán disponibles en cualquier lugar excepto en las universidades, y esas competencias certificadas e volverán más valiosas, para empleadores potenciales, que una carrera universitaria.

A través de esta incertidumbre, puedo ver 3 tendencias que están moldeando la transformación.

TENDENCIA #1: Aprendizaje personalizado

No creo que el problema sea por falta de conocimiento acerca de las carencias del modelo educativo tradicional. Hay consenso sobre el hecho de que cada estudiante es único y que la educación debería ser hecha a la medida de su singularidad. El sistema educativo no ha sido capaz de estar a la altura del desafío, y por lo tanto el modelo educativo de “un zapato calza para todos” ha prevalecido. No existía un método económicamente factible de hacerlo de forma distinta. Hoy esa ya no debería ser una excusa. La tecnología de transformación digital, como Big Data e inteligencia artificial, permitirá que los educadores puedan co-diseñar programas educativos personalizados para cada estudiante, hacer un seguimiento de resultados de aprendizaje individual, y enviar contenidos y evaluaciones “justo a tiempo” y en un sistema “de acuerdo a las necesidades”. Evaluaciones con el sistema Aprobado/Desaprobado serán reemplazadas por “niveles de éxito”, como ocurre con los juegos de computadora, permitiendo que cada estudiante se desarrolle a su propio ritmo. El aprendizaje personalizado debe venir acompañado de niveles incrementales de autonomía del estudiante. Mientras que el aprendizaje continuo se convierte en el estándar, nuestra habilidad para ajustar nuestras experiencias educativas a nuestras necesidades, poder filtrar recursos adecuados de aprendizaje, y persistir hasta obtener los resultados de aprendizaje deseados, marcará la diferencia al fijar objetivos para nosotros, nuestros equipos de trabajo, y la sociedad en general. Necesitamos que nuestros estudiantes desarrollen los músculos de “agilidad en el aprendizaje”. Nada les dará más beneficios en este nuevo mundo incierto, ambiguo y cambiante.

TENDENCIA #2: Aprendizaje basado en proyectos

La motivación y el interés son el combustible para el aprendizaje. Todos podemos observar cuan entusiasmados, persistentes y disciplinados podemos ser cuando perseguimos algo que es significativo e importante para nosotros. Los niños son naturalmente curiosos y están ansiosos por encontrarle un sentido al mundo en el que nacieron. Las currículas escolares se construyen alrededor de temas específicos, con el propósito de adquirir conocimiento actual sobre estos campos que, con suerte, capacitarán a los alumnos a resolver problemas futuros en el mundo real y asumir los retos de la vida. La relevancia del tema estudiado se pospone al futuro. No solo deben confiar en que las extenuantes horas que han pasado adquiriendo fragmentos de conocimiento tendrán un resultado positivo, sino que además tendrán la capacidad de integrar y encontrar el sentido de todos estos fragmentos aislados y luego convertirlos en respuestas aplicables al mundo real cuando el tema cobre importancia para ellos. Y cuando eso ocurra ya estarán por su cuenta.

Ahora vivimos en un ecosistema global complejo, con altos niveles de interdependencia y cambios acelerados. Es muy fácil obtener conocimiento actual. Los límites entre los diferentes temas de aprendizaje son borrosos. Es necesario un cambio en el curriculum escolar. Debe ser construido alrededor de problemas reales de complejidad incremental, permitiendo que la curiosidad guíe la absorción de conocimientos, y que la relevancia del tema para el alumno haga que crezca su compromiso. Los profesores se convertirán en arquitectos/diseñadores y/o administradores/guías y/o instructores/moderadores de las experiencias de aprendizaje para sus estudiantes. No hay una escasez de imaginación ni de creatividad en los profesores para crear sistemas de aprendizaje basados en proyectos, solo falta de autonomía. Los legisladores deben darle más espacio a los educadores, solo indicando estándares y pautas generales. Los roles de enseñanza se van a diversificar. Expertos e investigadores en aprendizaje cognitivo, diseñadores de sistemas de aprendizaje, guías de estudiantes, analistas de data analítico, etc. formarán parte de la comunidad académica.

El aprendizaje en base a proyectos tiene el potencial de hacer que haya un entusiasmo e ímpetu en estudiantes y profesores que se refleje en una actitud de “no puedo esperar a que empiece la escuela” tan ausente en estos días.

TENDENCIA #3: Comunidades de Aprendizaje Diversas

En las diversas sociedades y organizaciones de hoy en día se ha vuelto cada vez más importante la habilidad de congeniar con personas que provienen de diferentes grupos étnicos, edades, géneros, nacionalidades, etc. Pero seguimos integrando a estudiantes en poblaciones de la misma edad y probablemente del mismo grupo étnico y contexto cultural, social y económico. Aun cuando se hacen esfuerzos para que trabajen en equipo, les falta diversidad. ¿Cómo podemos esperar que construyan las habilidades sociales necesarias para que tengan éxito en una sociedad y en un lugar de trabajo diverso?

La tecnología está logrando que se puedan crear comunidades de aprendizaje diversas a los que los estudiantes pueden unirse en base a sus perfiles, nivel de conocimiento e intereses. A través de la interacción con miembros de la comunidad aprenderán más sobre si mismos y obtendrán un valioso entendimiento sobre sus creencias y valores mientras que aprenden a lidiar con puntos de vista opuestos de manera abierta y respetuosa. Aprenderán a “escuchar para entender” en vez de “imponer y juzgar”. Administradores o Community Managers se asegurarán de que estas comunidades de aprendizaje sean seguras y constructivas, administrando las reglas de participación y extirpando a los miembros tóxicos.

Estamos muy cerca de alcanzar el 100% de conectividad global en tiempo real. Pasaremos gran parte de nuestro día en diversas redes sociales, de intereses y de trabajo, en vez de conversaciones cara a cara y de uno a uno con personas a quienes conocemos y con quienes tenemos confianza. Hay un incremento en las discusiones de políticas públicas y mayor participación en la solución de problemas de la sociedad que ocurren en línea a través de redes sociales. Puede ser que aprender desde una temprana edad a cómo contribuir de forma significativa y positiva al debate en estas redes, a través de la tolerancia y el respeto a la diversidad, sea la clave para lograr la paz mundial.

Estas 3 tendencias requieren de una reestructuración del sistema educativo. La forma en la que funciona debe cambiar. Desafortunadamente, los obstáculos continuarán ante la resistencia cultural de los colegios y a través de docentes temerosos o desinteresados en aprender a enseñar con este nuevo paradigma. También así en la incapacidad de nuestros gobiernos de ponerse al día y hacer los cambios necesarios en las políticas públicas y cambios en normatividad que permitan que germine la innovación y la transformación del sector educativo.

Los colegios deberían buscar asociaciones a largo plazo con compañías de educación tecnológica o compañías con soluciones tecnológicas de educación, para poder integrar y desarrollar cambios con el entrenamiento adecuado y brindando soporte para los docentes. El sector privado también puede ayudar al financiar iniciativas sin fines de lucro que se dediquen a desarrollar modelos educativos innovadores y apoyar en su integración a colegios públicos y privados.

Los estudiantes no van a esperar. Aún ahora están aprendiendo más sobre la vida afuera del salón de clases mirando videos de YouTube, sin recibir guía alguna. Los educadores no deberían darle la espalda a esta inevitable transformación. Es territorio inexplorado, pero como verdaderos pioneros, los educadores deben atreverse a recorrer nuevos caminos hacia el aprendizaje, aplicando estas tres tendencias como estrellas guía.


Mariana Rodriguez Risco | Presidente Laureate Perú
Twitter: @mrodriguezrisco
LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/mariana-rodriguez-risco/

Sigue leyendo

El cierre de las universidades

Articulos - 18/09/2018

Mientras se espera que la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu) anuncie las primeras universidades que deberán iniciar un proceso de cierre por no recibir el licenciamiento para operar, es clave priorizar los intereses y el bienestar de los estudiantes, complementando el reglamento publicado el 11 de setiembre con acciones que vayan respondiendo a lo que se vaya dando en la realidad.

Debemos entender que el cierre de una universidad es un proceso complejo, que involucra los sueños de estudiantes y familias. No es solo un tema de papeles, reubicaciones y permisos, aquí hay una realidad durísima que asumir. Por ello, la capacidad del Estado de resguardar el bienestar de los estudiantes es fundamental y de interés para el sistema universitario y la sociedad.

Las universidades en cierre son las que deberán asumir la responsabilidad de buscar soluciones para sus alumnos. Sin embargo, no todas tendrán la solvencia financiera o la capacidad de articular estas soluciones, y el Estado deberá apoyarlas a responder adecuadamente.

Por ejemplo, las juntas de acreedores de universidades que entren en quiebra como consecuencia del cese de actividades tienen intereses propios. Se podrían generar contingencias laborales con empleados y docentes que también deben ser asumidas, para minimizar el riesgo de conflictos sociales.

La flexibilidad en la normativa que facilite alianzas, convenios, fusiones con universidades del sector privado dispuestas a ser receptoras de los estudiantes desplazados será crucial, ya que los reglamentos no pueden anticipar los problemas académicos y operativos que puedan ir surgiendo. La convalidación de cursos podría contemplar que los alumnos retrocedan en lo avanzado en sus estudios y no puedan afrontar no solo pensiones más altas sino un mayor costo para culminar, haciendo necesario algún tipo de esquema de becas o créditos fiscales.

Si las universidades receptoras encuentran que deben asumir costos mayores o trabas en los procesos de ampliación de licencia o acreditación en los que ya se encuentran, ¿cuál sería el incentivo para recibir a los alumnos desplazados? ¿Cuál sería la respuesta del Estado ante esta situación?

El sistema universitario peruano saldrá beneficiado con los estándares mínimos de calidad que todas las universidades licenciadas deberán haber adquirido. Pero no debemos subestimar el altísimo costo de oportunidad en términos de avances en la acreditación y la innovación que las mejores universidades peruanas han sacrificado para hacer frente a meses de trámites que este proceso ha significado.

En ese sentido, una reforma universitaria que obligue a todas las universidades –incluso a las mejores– a volver a licenciarse cada 6 a 10 años, condena al sistema universitario peruano a la mediocridad. Así como debe mantenerse una actitud vigilante frente a las universidades que empiezan el camino de la calidad desde estándares mínimos, se debe reconocer e incentivar a las que están mucho más avanzadas. Alcanzar acreditaciones institucionales locales o extranjeras supone estándares altísimos de calidad. ¿Qué sentido tendría que tengan que volver a demostrar que cumplen con estándares mínimos para operar? Para estas universidades peruanas que nos están colocando a la par con estándares de excelencia en el mundo, el licenciamiento debe ser permanente.

Corresponde ahora fortalecer el Sistema de Acreditación Universitaria en el Perú. Reactivar los procesos de autoevaluación y acreditación que quedaron relegados. Que vivamos con el mismo interés que ha suscitado cuántas y cuáles universidades obtuvieron el licenciamiento, se acreditaron institucionalmente, lograron altos niveles de empleabilidad e ingresaron y escalaron posiciones en los ránkings internacionales.

Debemos garantizar estándares mínimos y ser muy estrictos en ello, pero quedarnos solo en esos estándares y no incentivar y apoyar a las universidades peruanas a lograr la excelencia, será un pobre consuelo.

Publicado en Diario El Comercio / 17-09-2018


Mariana Rodriguez Risco | Presidente Laureate Perú
Twitter: @mrodriguezrisco
LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/mariana-rodriguez-risco/

Sigue leyendo

5 Perlas de la Sabiduría para una JUNTA DIRECTIVA de la Transformación Digital

He pasado los últimos años de mi vida profesional entre ser la Presidente y Gerente General de Laureate Perú -en educación superior- y en las salas de directorios. Encuentro que el salón de clases y el directorio tienen mucho en común. Ambos han operado durante siglos sin grandes cambios. El profesor y el gerente general son quienes más hablan, se espera que los estudiantes y los directores escuchen pasivamente y hagan preguntas. Las clases y las reuniones de la junta directiva se programan en fechas y horas específicas a lo largo del año. La interacción entre cada reunión es limitada. El currículo (en el salón de clases) y la agenda (en el directorio) son definidas por una tercera persona, y son inalterables, en su mayoría, para todos los participantes (estudiantes y directores). Sigue leyendo

Sigue leyendo