5 Perlas de Sabiduría acerca de tu energía personal

¿Te quedas sin “gasolina” (energía personal)?

Por Mariana Rodríguez Risco

“Cuando el marcador esté en medio tanque, vas al grifo y lo llenas” fue el consejo que me dio mi papá al entregarme la llave de mi primer auto. Ya perdí la cuenta de la cantidad de veces que me quedé botada sin gasolina y de las veces en que manejaba mirando el marcador prendido rogando que los gases que quedaban alcanzaran para llegar a un grifo. 

Igual que con mi primer auto, en mi vida profesional llevaba mi tanque de gasolina–mi energía personal, al límite. 

“¿Puedes reunirte esta semana con …?” Sí, respondía casi siempre. Aunque eso significara dejar de ir al gimnasio o posponer el almuerzo con mis amigas. Esa reunión “importante” la podía encajar en uno de esos espacios, en una agenda desbordada.

Tuve claro que eso no podía seguir así el día en que estando en el sillón del dentista para una curación impostergable, larga e incómoda, me encontré pensando “que rico estar aquí ahora, necesitaba un respiro”.

Si estas viviendo con el impulso de los gases en tu tanque de gasolina, estas son 5 Perlas de Sabiduría acerca tu energía personal.

Perla #1Equilibra lo que consumes: ¿te roba o te regala energía?

¿Te quedas toda una tarde viendo una serie de Netflix para “relajarte”?

¿Te comes una caja entera de chocolates para “premiar” el día intenso de trabajo?

¿Le dedicas horas a las redes sociales para enterarte de “todo” lo que está pasando?

Lo que consumes afecta tu energía. No es solo lo que comes. Consumir demasiadas noticias es similar a consumir demasiada azúcar. También lo son las series de Netflix que ves, el tiempo que pasas en redes sociales, la calidad del aire que respiras o el tipo de conversaciones que tienes.

Aprendí a reconocer el efecto que tiene en mí la cantidad de lo que consumo. Me he vuelto más selectiva. Reduje lo que me robaba energía e incluí más de lo que me la regalaba para conseguir un balance positivo. Así como decidí bajar de 6 a 2 tazas de café al día, apagué las notificaciones en mi celular, me puse un límite de tiempo para navegar en redes y dejé de ver los videos que aparecían en mis chats, es probable que guarde uno cortito que llame mi atención para un momento en que necesite distraerme 😊.

Perla #2Maximiza tu energía con el mindfulness

Ahorita no tengo tiempo” era la excusa para no ir al grifo. De repente, me quedaba otra vez sin gasolina y terminaba perdiendo horas de horas esperando que un “ángel” me trajera gasolina en una bolsa o una galonera (en esa época no había celular). 

Muchas veces uno no se da cuenta que se está quedando sin energía hasta que es demasiado tarde. Esto cambió con mi practica de mindfulness. Aprendí a manejarme en un estado de consciencia diferente. Comencé a reconocer los primeros síntomas de una migraña antes de que fuera tarde y tuviera que ir a la emergencia de una clínica. Con el tiempo, hasta los síntomas desaparecieron. Hoy, sé escuchar las señales de mi cuerpo que son el marcador de mi nivel de energía.

No es difícil practicar el mindfulness. Puedes empezar desde lo básico, aprendiendo a trabajar con tu respiración. ¿Necesitas una recarga de energía? Basta con unos minutos de respiración profunda. 🌬

Perla #3Ponte en modo “baja energía” después de lidiar con emergencias

“Estoy exhausta”, me decía después de una crisis. He pasado muchas en el trabajo y en mi vida personal. Aquellas que pude manejar mejor son las que me encontraron con el “tanque” lleno de energía. Pero igual, terminaba agotada, con el marcador en cero. 

A todos nos pasa, y no siempre nos podemos dar el lujo de tomarnos unos días para recuperarnos. Aprendí a ponerme en modo “baja energía” mientras encontraba la oportunidad de hacer una buena recarga. Entre otras cosas:

  • Te olvidas del multitasking y haces una sola cosa a la vez.
  • Aligeras tu agenda de los siguientes días y semanas, postergando o cancelando aquello que requiere mucha energía.
  • Haces todo más despacio. Caminas más despacio, comes más despacio, respiras más despacio, piensas más despacio. 🐢

Perla #4Busca un intercambio positivo de energía en tus relaciones

Lo siento, no voy a poder… escucharte, ayudarte, acompañarte…”, fue una frase que me costó mucho incluir en mis relaciones. No sabía poner límites sanos a las personas. ¿Cuántas veces terminaba una conversación sintiéndome drenada de toda mi energía? La mayor parte del tiempo regalaba toda mi energía, sin recibir nada a cambio. 

Hoy busco un “balance de energía” en mis relaciones. No siempre tiene que estar a favor, pero tampoco puede estar siempre en contra. Pon un límite razonable de tiempo a escuchar a esa persona que te cuenta todos sus problemas… los mismos de siempre. Corta con aquella demandante de tu tiempo con la que no tienes nada en común. Salte de los grupos en los que sientes que no encajas. Todo esto dejara espacio para relaciones con personas y grupos que te hagan sentir energizada después de cada encuentro. ☀️

Perla #5Invierte energía en tu propósito de vida

No veo la hora de que esta reunión acabe” me la pasaba intentando prestar atención, sin éxito. Tentada de revisar mi WhatsApp o mi bandeja de correo sintiéndome muy mal por no estar contribuyendo, y al mismo tiempo, con muy poca energía para hacerlo. A veces me sucedía porque llegaba a la reunión con el “tanque” vacío. Evidentemente, no estaba gestionando bien mi energía personal. Pero en muchos otros casos, era porque no estaba alineada con mi propósito de vida. 

Para estar auténticamente presente en todas mis actividades, primero trabaje en aclarar mi propósito de vida. Ese es el filtro que me permite discernir en que voy a invertir mi energía. Es muy rentable porque puedo avanzar más con menos energía. Y en la mayoría de los casos, salgo con más energía de la que invertí. 

No es fácil decir que no, especialmente cuando no tienes claro qué es lo que quieres para tu vida. Presta atención a las señales que te alertan de que estas desenfocada, o a las que te indican de que sí estás en lo tuyo. Empieza, poco a poco, a transitar hacia las actividades en las que no te cuesta estar auténticamente presente. Aquellas en las que incluso en los momentos difíciles tu energía fluye con más facilidad. 🦋

Con estas prácticas no te quedaras sin gasolina (energía personal). Te sentirás mejor y disfrutaras más de la vida. Serás una mejor versión para tu familia, amigos y colegas. Y si enfrentas un imprevisto o una emergencia, tendrás energía suficiente para responder de manera positiva.




Mariana Rodriguez Risco


Artículos relacionados

Deja un comentario