5 Perlas de Sabiduría para la vida después del cáncer. Dos años después

Perlas de Sabiduría
5 Perlas de Sabiduría para la vida después del cáncer. Dos años después
Loading
/

Por Mariana Rodriguez Risco

El 10 de abril de 2022 escribí el artículo 5 Perlas de Sabiduría para la Adversidad. Nuevos Comienzos, unos días antes había tocado la campana dando fin a las sesiones de radioterapia de mi cáncer de mama. Lo hice como parte de un ritual personal de cierre de una etapa muy difícil, pero a la vez transformadora, en mi vida. Fui afortunada, el cáncer se detectó en mi chequeo anual, en fase temprana, operable y sin quimioterapia.

“Ahora tu preocupación no es el cáncer” me dijo mi oncólogo clínico, “es tu calidad de vida en el futuro”.

Y tenía razón. Para entonces, yo ya estaba en tratamiento post cáncer, y la medicación me estaba causando dolores fuertes en todas las articulaciones de mi cuerpo. Había subido 3 kilos porque me había estado consolando con dulces. Había perdido mucha masa muscular debido a la falta de hormonas y la falta de ejercicio. Mi cabello y mi piel estaban deteriorados. Se me agudizó la gastritis con las pastillas desinflamantes para aliviar el dolor en el cuerpo. Los bochornos, que ya había superado, regresaron sin piedad.

La vida continúa, llena de demandas de tu tiempo y tu energía, en muchas esferas, la personal y profesional. Pero, “estoy hecha un trapo” era mi respuesta estándar a la pregunta “Hola, ¿cómo estás?” No estaba deprimida, pero sí muy cansada y desmotivada.

Estas son las 5 perlas de sabiduría para recuperar tu vida después del cáncer.

Perla #1: Recuperarme es mi prioridad número 1

En medio de la angustia por el diagnostico de cáncer de mama, yo había hecho este post en redes sociales:

🐛 se rompieron mis estructuras y tengo poca claridad con respecto al sentido de mi vida. Mando todo al C… ¿Me deprimo y caigo en mis adicciones? 🦋 o me hago cargo de mis miedos y me entrego a la vida con más consciencia, actuando con amor y con fe de que me llevará por el mejor camino. Elijo lo segundo 💕

Recordé que hacerme cargo, la Perla #1 del artículo que había escrito, seguía siendo necesario. Ya no para superar el cáncer, sino para recuperar mi vida.

Decidí poner mi salud y bienestar como prioridad #1 en mi agenda. Las citas médicas, terapias, tratamientos, horas de ejercicio y horas de descanso etc. están por encima de las reuniones profesionales y sociales. No son negociables. En los últimos dos años, he eliminado o rechazado muchas actividades profesionales, por esta razón.

No tengo ningún problema en decir “a esa hora no puedo la reunión, porque se me cruza con mi terapia”, “no puedo hacer ese viaje porque es muy exigente físicamente para mí”, “voy a renunciar a esta responsabilidad porque necesito ocuparme de mi”.

He quedado gratamente sorprendida por la capacidad de aceptación y de adaptación de mis círculos profesionales y personales a mis necesidades más básicas. Estoy consciente de que estoy dejando pasar algunas buenas oportunidades, especialmente profesionales. Pero estoy igualmente consciente de que primero estoy yo, mi salud y mi bienestar.

Perla #2: Necesito un plan de salud y bienestar

Estaba confundida. El oncólogo clínico me derivó al endocrinólogo, al gastroenterólogo y al reumatólogo, que se sumaron a los otros “ologos” que yo ha tenía, como el neurólogo para mi neuropatía, dermatólogo para las manchas en la piel y caída de cabello y el traumatólogo para mi condromalacia en las rodillas y el hematoma que tenía por la última caída del caballo. Tomaba un montón de pastillas, sin saber realmente, si todas eran necesarias y si alguna se cruzaba con la otra. ¡Uno me recetaba calcio y el otro me decía que no debería tomar calcio!

“Siento que me estoy momificando” le dije a Mónica, que vio cómo se me hacía tan difícil levantarme de una silla. Mi amiga me recomendó a una doctora cuyo rol sería el de guiar todo mi tratamiento de manera holística con la única meta de lograr mi calidad de vida y bienestar. Gracias a ella, me cambiaron la medicación del cáncer a una alternativa que no tenía estos terribles efectos secundarios en mí.

Sigo tomando muchas pastillas, pero la mayoría son suplementos que van variando de acuerdo con los resultados de laboratorio, en las sesiones de seguimiento. Y lo más importante ahora sí entiendo porque estoy tomando lo que estoy tomando.

Es importante tener un el plan de salud y bienestar y buscar ayuda para su diseño y ejecución. ¿Por qué no aplicar aquello que me era tan obvio en la conducción de mi empresa como CEO? Las metas se logran a través de una estrategia y plan de acción coherentes. Eso es lo que estaba necesitando para recuperar mi vida.

Perla #3: Tengo que ser realista

Las cosas nunca pueden ser como eran antes. Esa es una receta para la frustración. Pero sí pueden ser diferentes. Las secuelas de un cáncer, por más leve que sea, son reales. Algunas de ellas son irreversibles y lo que puedes hacer es mitigar su impacto, no eliminarlo por completo.

Mis aspiraciones han cambiado, pero no por eso me entusiasman menos. Y han surgido aspiraciones nuevas.

“Quiero dictar un curso para pregrado” le dije a Jack, Decano de la Escuela de Negocios de la UPC. Ya son dos años en los que he dictado el curso online “Ciudadanía Corporativa Global”, con excelente feedback de mis alumnos.

“No puedo montar a mi yegua, es demasiado joven para mí, y es peligroso” le dije a mi grupo de amigos ecuestres. Marita me hizo un canje de cortesía con su caballo más viejito que se llama Bahiano. Estoy en el segundo año de clases con Bahiano y en camino a volver a saltar en mi categoría en algún momento.

“Quiero escribir un artículo al mes” le dije a Juan, mi esposo. Tengo muchas experiencias en mi vida que me gustaría poder compartir. Hoy tengo el tiempo y la tranquilidad para hacerlo, porque no ocupo posición de Presidencia de Directorios o Consejos a los que pertenezco.

Ser realista no significa rendirte o dejar de lado lo que te apasiona. Es encontrar avenidas diferentes para llegar al mismo sitio.

Perla #4: Quiero una vida auténtica y plena

En situaciones adversas hay mas preguntas que respuestas. Pasar por el cáncer de mama me llevó a profundizar en mis prácticas de mindfulness. Con el pasar del tiempo, me he vuelto más reflexiva y contemplativa. Busque maneras distintas de conocerme más, como el Evolutionary Astrology, Human Design y los Gene Keys. Hice varios programas y workshops online.

He incorporado a mi vida maneras de buscar vivir en un estado de integridad personal. He redescubierto y redefinido lo que realmente valoro en la vida y en mis relaciones. He desarrollado prácticas para elevar mi consciencia y permanecer en el estado de flow por más tiempo. Tengo una relación distinta con mis emociones, son mis mensajeras y aliadas. He perdido el miedo a ser vulnerable y mostrarme tal como soy. Tomo decisiones en base a mi intuición y en mis tiempos. Estoy soltando los condicionamientos de la sociedad en la que crecí y en la que vivimos, para crear nuevos paradigmas más afines a mí.

Me he convertido en una estudiante de mi propia vida.

“¿Cómo me siento?” es la primera pregunta que me hago en mi rutina de la mañana y las pausas que hago durante el día. Me ayudo con una gráfica de círculo de emociones. La pregunta me lleva a otras preguntas como “¿por qué me siento así?, que muchas veces me lleva a tener insights muy valiosos para llevar esa vida plena y auténtica que deseo.

Empieza por hacer pausas – aunque sea de minutos – para tomar consciencia de dónde estás y cómo te sientes, y hacer algunas preguntas que te lleven a la reflexión. Te sorprenderá el nivel de cambios que pueden surgir en tu vida con esta práctica tan sencilla.

Perla #5: Quiero compartir lo que estoy aprendiendo

La humanidad está pasando por una profunda transformación. Lo que está pasando se parece un poco a un diagnóstico de cáncer. No sabemos en qué terminará, matan la incertidumbre y la angustia ante un futuro incierto. Cómo construir un nuevo mundo después de tanta crisis y caos.

No tengo las respuestas. Pero siento que puedo compartir las experiencias recogidas en el camino de la adversidad. Espero que una o más de estas perlas que recogí en el camino sean útiles para los lectores(as).

Mi propósito personal es elevar conciencias. Estoy convencida que la transformación hacia un mundo mejor pasa por elevar la conciencia de los individuos. Son las personas las que construyen la realidad en la que vivimos, hacia un paradigma de paz y prosperidad para todos.

Pasa por ti y por mí.




Mariana Rodriguez Risco


Artículos relacionados

Deja un comentario